Perfil Ecologico y Proyectos SOStenibles

Un estilo de vida ecológico y sostenible puede significar muchas cosas. En Dinamarca, mucha gente se esfuerza por desarrollar nuevas formas de vida más ecológicas, transporte ecológico, planificación urbana ecológica, industrias ecológicas, etc. para mejorar el entorno. Por ejemplo, Dinamarca destaca por su producción de molinos de viento y Copenhague es famosa por su cultura ciclista: vea vídeos y lea más información sobre los estilos de vida modernos y ecológicos de los daneses.

Energía alternativa

La energía eólica, la energía solar y la biomasason tres fuentes de energía alternativas.

Viviendas sostenibles alimentadas medianteenergía solar fotovoltaica en el barrio ecológicoSolarsiedlung, en Vauban (Friburgo, Alemania).

Un concepto similar, pero no idéntico es el de las energías alternativas: una energía alternativa, o más precisamente una fuente de energía alternativa es aquella que puede suplir a las energías o fuentes energéticas actuales, ya sea por su menor efecto contaminante, o fundamentalmente por su posibilidad de renovación.

El consumo de energía es uno de los grandes medidores del progreso y bienestar de una sociedad. El concepto de “crisis energética” aparece cuando las fuentes de energía de las que se abastece la sociedad se agotan. Un modelo económico como el actual, cuyo funcionamiento depende de un continuo crecimiento, exige también una demanda igualmente creciente de energía. Puesto que las fuentes de energía fósil y nuclear son finitas, es inevitable que en un determinado momento la demanda no pueda ser abastecida y todo el sistema colapse, salvo que se descubran y desarrollen otros nuevos métodos para obtener energía: éstas serían las energías alternativas.

Por otra parte, el empleo de las fuentes de energía actuales tales como el petróleo, gas natural o carbón acarrea consigo problemas como la progresiva contaminación, o el aumento de los gases invernadero.

La discusión energía alternativa/convencional no es una mera clasificación de las fuentes de energía, sino que representa un cambio que necesariamente tendrá que producirse durante este siglo.

De hecho, el concepto «energía alternativa», es un poco anticuado. Nació hacia los años 70 del pasado siglo, cuando empezó a tenerse en cuenta la posibilidad de que las energías tradicionalmente usadas, energías de procedencia fósil, se agotasen en un plazo más o menos corto (idea especialmente extendida a partir de la publicación, en 1972, del informe al Club de Roma, Los límites del crecimiento) y era necesario encontrar alternativas más duraderas. Actualmente ya no se puede decir que sean una posibilidad alternativa: son una realidad y el uso de estas energías, por entonces casi quiméricas, se extiende por todo el mundo y forman parte de los medios de generación de energía normales.